Defensa de las abejas contra la avispa asiática

La avispa asiática se ha ganado el temor de comunidades y federaciones de apicultores., esto se debe a que se trata de un insecto depredador que amenaza la preservación de otros invertebrados y en especial de las abejas autóctonas. Si deseas conocer más acerca de la amenaza ecológica que implican estas avispas, aquí te narramos más de ellas.

La avispa asiática como depredadora

En la dieta de la avispa asiática se incluyen las abejas, de allí que para los apicultores, la Vespa velutina es descrita como plaga.

Este insecto proveniente del continente asiático, ataca a las abejas para alimentar entre 25 a 50 individuos de su nido, el que alberga generalmente un aproximado de 2.000 ejemplares.

Con un golpe de mandíbula, las va descuartizando hasta poder llevar los restos al nido, de manera que la acelerada colonización de esta avispa disminuye en gran proporción la cantidad de colmenas de abejas.

Por ser carnívoras, requieren salir de “cacería” atacando a mariposas, hormigas, pulgones, en fin, pequeños invertebrados y de abejas.

La avispa asiática contra la abeja

Mientras la reina del nido de la avispa asiática es capaz de sobrevivir un año y sus obreras cerca de los dos meses, las colmenas de abejas cercanas corren un alto riesgo de desaparecer.

A esto se agrega el hecho de que la Vespa velutina o avispa asiática, compite por los mismos alimentos con la Vespa cabro o avispa endógena.

Por tanto, la abeja y sus panales están a expensas de los depredadores naturales de las avispas, los que generalmente incluyen aves como las urracas, los pájaros carpinteros y las gallinas.

De forma natural la abeja autóctona no ha desarrollado un mecanismo de defensa ante la avispa asiática.

Sucede lo contrario con la abeja del continente asiático, puesto que ellas emiten un sonido que repelen a las avispas.

Mecanismo de defensa de la abeja asiática

Las abejas asiáticas se defienden gracias al sonido que emite los movimientos de arqueo de su abdomen en ángulo de 90 grados y hacia arriba, lo que coordinan con un aleteo peculiar de sus alas.

Esto lo logran de forma individual, o a manera simultánea coordinadas entre varios individuos, para así generar una frecuencia que la avispa africana y otros insectos depredadores son incapaces de soportar, al punto que se retiran confundidas o de lo contrario mueren por asfixia.

Imitación del mecanismo de defensa de la abeja asiática

A manera natural la abeja en Europa no ha desarrollado un mecanismo de defensa lo suficientemente eficaz como para que la avispa asiática huya a su nido y suspenda el ataque.

Sin embargo, la imitación del mecanismo de defensa de la abeja asiática ha inspirado el uso de dispositivos que generan una frecuencia de sonido capaz de ahuyentar a las avispas asiáticas.

Por otra parte, los sistemas rastreadores han evitado ataques de abejas autóctonas, permitiendo incluso la erradicación de nidos.

Se trata de una herramienta elaborada a manera de etiquetas de radiotransmisión para realizar el seguimiento de un individuo y así ubicar sus nidos.

Así pues, la tecnología está dando tiempo al desarrollo natural de un mecanismo de defensa por parte de la abeja autóctona.


Entradas relacionadas

Deja un comentario