Avispón Asiático (Vespa Mandarina) y su amenaza a las abejas y humanos: Métodos para combatirlo

Se trata de una de las especies invasoras más peligrosas que conoce el mundo: El Avispón Asiático (Vespa Mandarina).

Su nombre se debe a ser natural de países asiáticos como China y Japón, llegando a generar mucho daño en el último país, su llegada a EEUU obliga a tomar medidas cuanto antes, ya que puede causar estragos en la economía y el medio ambiente.

Puede atacar a abejas aniquilando colmenas completas, pero también ataca a humanos de manera indirecta y afecta la economía y el ambiente al eliminar a otras especies de abejas.

Diferencias entre vespa velutina vs vespa mandarina

Conviene aclarar que el Avispón Gigante Asiático o Vespa Mandarina, no es la misma Avispa Asiática o Vespa Velutina.

Otra avispa asiática

El primero es una especia realmente grande, venenosa, que defiende de manera agresiva su territorio e invade y elimina a otras especies en su territorio. Al conocer su mecanismo de ataque y todas sus armas entendemos que no es exagerado el apodo de Avispón Asesino.

Menos venenoso que otras especies, pero más grande y peligroso

El adjetivo de gigante en su nombre, encierra uno de los mayores riesgos de esta especie.

La Vespa Mandarina inyecta mucho más veneno que otras abejas y avispas por tener un tamaño mucho mayor.

Se conocen casos de personas que han resistido picaduras de 50 y hasta 100 avispas, pero 10 picaduras de la Vespa Mandarina tienen en teoría el veneno suficiente para matar a un ser humano… y 10 no es un número alto para un ataque de avispas.

Vespa mandarina avispon asiatico

Los ataques a seres humanos son reducidos y se limitan al acercamiento de personas a sus nidos, sin embargo, al expandirse (algo que hacen rápidamente eliminando a otras especies) el peligro va creciendo.

Los ataques a otras abejas, avispas, mantis e insectos varios, suele terminar rápidamente con la técnica macabra del Avispón Asesino, les arrancan la cabeza en un instante a sus enemigos.

La Vespa Mandarina acaba con nidos completos incluidas las larvas

Su sobrevivencia depende de ello, la naturaleza no conoce impedimentos morales y la evolución ha dotado a esta abeja de un organismo y sistema social que se beneficia y necesita esa matanza de otros insectos.

Las abejas decapitadas y sobre todo las larvas de otros nidos, alimentan a sus larvas, lo que permite a estas larvas producir una sustancia que ayuda a fortalecer a los avispones asesinos adultos, un ciclo tétrico, pero eficaz.

Su peligro no se limita a las especies de abejas y avispas, una vespa mandarina puede matar y mata a arañas, incluso gigantes, mantis religiosas y cuanto animal más pequeño igual, o más grande que ellos se atraviese en su camino.

Su amenaza para los humanos es más peligrosa a nivel de economía que como riesgo directo.

Y es que dado el caso de la eliminación de miles de panales de abejas terminaría afectando gradualmente al ambiente, la alarma que ha desatado en Estados Unidos obedece al peso negativo sobre la economía, cientos de millones de dólares se mueven gracias a la miel de abejas en granjas que son amenazadas y han sido atacadas por esta especie en los países donde tiene presencia.

¿Cómo proteger a los nidos de abejas en granjas de apicultores?

Es uno de los temas en el tapete ahora mismo en EEUU. Las abejas silvestres tienen mecanismos que les permite enfrentar al Avispón Gigante Asiático.

Uno de estos mecanismos es rodear entre docenas de abejas a un solo avispón, luego emiten calor vibrando y logran matar entre muchos a un avispón con ese abrazo mortal. 

Pero casi siempre los invasores acabarán con el nido, solo que retrasan el ataque y permiten que una gran cantidad de nidos silvestres no sean fáciles de acabar para estos invasores.

El mayor problema es para las abejas en granjas, estas no han desarrollado o no están acostumbradas a estos sistemas de defensa, cientos de generaciones nacidas en cautiverio les debilita en este instinto desarrollado en abejas silvestres.

El recurso más utilizado y recomendado para apicultores, es reducir la entrada de las abejas, al hacerlo de manera correcta los avispones adultos jamás podrían entrar y acabar con la colmena.

El experimento con este método ha dado buenos resultados, si bien los avispones esperan a la salida de abejas y las eliminan, al no poder entrar a acabar todas y con las larvas, los nidos sobreviven.

Solución Final: Jaque mate a las reinas de la Vespa Mandarina

Ha sido difícil enfrentar a esta especie y sus daños, sobre todo cuando llegan a una nueva región.

Solo en su zona original tiene buenos y suficientes depredadores naturales, las especies locales no tienen defensas evolutivas y son diezmadas, esto termina afectando mucho al medio ambiente.

La solución para la invasión de avispones asesinos ha sido algo radical: Atacar nidos y eliminar las reinas.

La evolución demuestra que, si nuestra especie superó a fuertes depredadores, más rápidos y fuertes, fue gracias a nuestra inteligencia.

La vespa mandarina pone en peligro a nuestra especie y en Japón ya utilizan el método de buscar nidos, exterminar colmenas completas con fuertes químicos y también capturar y eliminar a sus reinas en primavera, antes de su “explosión” reproductiva. Ha sido la solución más efectiva.

La Vespa Mandarina es realmente una especie formidable y eliminar a sus reinas no puede hacerse de manera absoluta, no se trata de eliminar la especie y ellas tampoco lo ponen fácil, su resistencia les permitirá extender su presencia en el mundo por mucho tiempo y tocará seguir diseñando métodos creativos para defender a otras especies, el medio ambiente y la economía.


Entradas relacionadas

Deja un comentario